Últimas noticias de Argentina

El Gobierno trata de hacer pie en la crisis del Mercosur tras el acuerdo que negocia Uruguay con China

Luego de que el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, volviera mencionar la posibilidad de avanzar en acuerdos bilaterales por fuera del Mercosur sin Argentina, y de que Uruguay designara un grupo de funcionarios dedicado a formular un tratado de libre comercio con China, el Gobierno comenzó a rediseñar su estrategia para tratar esta crisis de proporciones inéditas en el bloque regional.

Argentina ha quedado sola frente al creciente reclamo de socios regionales para que se flexibilice el bloque, uno de los más cerrados del mundo.

El martes a la noche, en su nuevo traje de canciller, Santiago Cafiero mantuvo su primera conversación telefónica con su par de Brasil, Carlos França. Cafiero informó de la reunión a través de su cuenta de Twitter en la que consideró que fue “constructiva” y dijo que hablaron “sobre la potencialidad que tiene la coordinación entre ambos países en materia de infraestructura”. Al mismo tiempo consideró que “para Argentina preservar la unidad regional es una política de Estado”. En cambio, el texto tuiteado por Itamaraty agrega otro enfoque que no está en la letra de la diplomacia argentina.

“El ministro França trató sobre la modernización del Mercosur y el ministro Santiago Cafiero manifestó la disposición del gobierno argentino de avanzar en la agenda de integración de la infraestructura física y energética entre los dos países”, según un mensaje publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil en su cuenta en Twitter.

Horas antes de su conversación con França, Cafiero más los ministros Martín Guzmán (Economía) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) estuvieron con Alberto Fernández en la Casa Rosada. Tema: Mercosur. Con el Presidente analizaron la situación del bloque y reiteraron que la idea argentina es la de “preservar la unidad” regional como “política de Estado”. Se trata de “una instancia estratégica para la integración y el desarrollo económico”, dijeron las fuentes que estuvieron en la reunión.

El problemas es cómo sostendrán teoría y práctica, siendo el modelo argentino más proteccionista que el de sus vecinos, que son más liberales en política exterior, gobierne quien gobierne.  

El escenario ahora es otro. La crisis del Mercosur ha puesto a la Argentina en jaque frente a sus vecinos por varias razones. Uruguay oficializó en la última cumbre que va a negociar acuerdos comerciales con terceros países más allá de una directiva interna -la 32/00- que establece que las negociaciones de esta unión aduanera deben ser en conjunto sí o sí. Mientras que Montevideo presiona por las negociaciones externas del bloque, Brasilia quiere la baja del arancel externo del Mercosur (AEC). De manera más rápida y pronunciada que el Gobierno y la industria de Argentina.

A mediados de año, Luis Lacalle Pou anunció que su país comenzó a trabajar con China para un posible TLC bilateral, lo que shockeó a la Argentina por su nivel de sociedad con Beijing. Los uruguayos han dicho que trabajan en otras negociaciones similares y ya lo hacen con los chinos en los estudios previos de mercado para su posible acuerdo.

Abierto crítico de la Argentina y del funcionamiento mercosuriano al igual que el presidente Jair Bolsonaro el lunes, el ministro de Economía brasileño Paulo Guedes fue más que elocuente con el nuevo escenario. “Nuestra postura es avanzar. No vamos a salir del Mercosur, pero no aceptaremos un Mercosur como herramienta de ideología” empezó diciendo en una charla ante la Cámara de Comercio Internacional.

“El Mercosur es una plataforma de integración en la economía global. Si no cumple esa función, lo vamos a modernizar y los que estén incómodos que se retiren. Argentina dijo eso un día a los otros: el Mercosur es como es y los que quieran que se retiren. Vamos a devolver eso a Argentina”, añadió en referencia sin decirlo al episodio que Alberto Fernández protagonizó con Lacalle Pou en una cumbre virtual por los 30 años del Mercosur el 26 de marzo de este año. El oriental reclamó entonces que su país quería abrirse a negociaciones externas y entonces dijo que no quería que la integración operara como un “corset”, que fuera “un lastre”. Entonces muy enojado, Fernández -que era entonces presidente pro témpore del bloque- tomó el micrófono y directamente le dijo a su colega que quienes quisieran “abandonar el barco” que así lo hicieran.

Pero cuando el Gobierno creía que los brasileños jugaban a favor de presionar a Uruguay a preservar la unidad antes que las negociaciones externas, apareció Guedes con su mensaje. Y no hay muestra de que la presidencia pro témpore del bloque busque revertir la decisión de los orientales. 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba