Últimas noticias de Argentina

El custodio de Cristina Kirchner, a las trompadas: pelea en kickboxing y ganó un campeonato mundial

«El dolor es temporáneo, la gloria por siempre» es la frase tatuada en italiano que Diego Carbone, el histórico jefe de la custodia de Cristina Kirchner, lució en su espalda hace diez días en la final del mundial de full contact organizada por la Confederación Brasileña de Luchas y Artes Marciales, que lo consagró campeón tras vencer al local Valdir Cardoso.

Comisario retirado de la Policía Federal, ex custodio de Néstor Kirchner, Carbone es uno de los pocos que sigue a sol y a sombra a la ex presidenta: siempre está a su lado. Acompañó incluso a Cristina en sus viajes por Cuba, antes de asumir la vicepresidencia, en momentos en que su hija Florencia Kirchner había sido internada por serios problemas de salud.

De hecho, cuando el kirchnerismo volvió al poder, en el 2019, la entonces ministra de Seguridad, Sabina Frederic, creó una división especial de la Policía Federal a su medida: ahora es «jefe del departamento de Seguridad Vicepresidencial».

También empuñó la pluma, para dejar su testimonio en «Néstor. El hombre que cambió todo».

El libro -publicado en 2020- lo firmó Jorge «Topo» Devoto, amigo de la familia Kirchner y productor de la película sobre el ex presidente. La publicación fue elogiada y promocionada por Cristina Kirchner. «A algunas de las personas de las que escriben yo las quiero mucho también«, dijo en sus redes sociales en octubre de ese año.

Pero su faceta de luchador de artes marciales era hasta ahora una de sus más desconocidas.

En la anteúltima semana de noviembre, después de las elecciones y de la intervención quirúrgica a la que fue sometida la ex Presidenta en el Otamendi -el custodio se instaló por esos días en el sanatorio porteño de la calle Azcuénaga para cuidar la intimidad de la vice-, Carbone viajó a Brasil junto a su colega Adrián Quiñonez para participar de las finales del torneo mundial de artes marciales en representación de la World Kickboxing Network Argentina (WKN), una organización que idearon el fallecido Jorge «Acero» Cali y Marcos «El Chino» Maidana.

Y «El Guardián» -como lo apodan en el ambiente- ganó con solvencia, con un peso de 87,4 kilos que acusó en la balanza en la previa de la pelea. Ya había participado de un torneo y consiguió el título de campeón panamericano

Carbone tenía lazos con «Acero» Cali. El fallecido peleador había coqueteado con la política. Apoyó la candidatura de Daniel Scioli en 2015 y llegó a ser concejal en Escobar.

«Esto se consiguió con muchos magullones y mucho esfuerzo. Esto se lo debo primero a Adrián (Quiñonez) y a Jorge (Cali), que fue el que nos inculcó esto, el que inició el full contact y el kickboxing en la Argentina», aseguró Carbone en el programa Knockout9, en Canal 9, el pasado fin de semana, después de volver de Brasil. En mayo del año próximo, el custodio oficial deberá revalidar el título, también con los brasileños.

Barrio privado y dólares: 3.361% aumentaron sus bienes desde 2011

Una foto del custodios de Cristina Kirchner, Diego Carbone, entrenando.

Una foto del custodios de Cristina Kirchner, Diego Carbone, entrenando.

No es la primera vez, de todos modos, que el hombre es noticia por cuestiones ajenas a su rol al lado de la vicepresidenta, con quien eligió quedarse incluso como custodio oficial después de que abandonara la Presidencia, en el 2015, relegando trabajar para Mauricio Macri.

En seis años -de 2011 a 2017- como funcionario público, el comisario tuvo un incremento patrimonial del 700%, según las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Corrupción: pasó de informar $363.888 en bienes a $2.906.572, tal como publicara el sitio Border Periodismo.

Ya en 2019 la suma cotizada trepó a $ 6.615.878.

En su última declaración jurada, correspondiente a 2020, tuvo un salto mucho más importante: presentó bienes por $12.596.062.

Es decir, en el último año informado por ley su patrimonio se duplicó.

Y en total, desde 2011 al 2020, sus bienes registraron un aumento de valor por 3.361%. 

De acuerdo a su última declaración jurada, mantiene una casa de 1.072 metros cuadrados en «El Encuentro», un barrio privado ubicado en Benavídez que mostró Jorge Lanata el año pasado en PPT. El country cuenta con laguna, más de 4.000 árboles, plazas y un sector social y deportivo, con canchas de tenis y fútbol.

Además, supo contar con una participación del 50% en la fábrica metalúrgica Propulsider SRL. Creó esa empresa en 2014, con socios vinculados a su pareja, Mariana Núñez. En septiembre de 2020 renunció al directorio de la firma que explota una fábrica en la Ciudad de Buenos Aires.

De hecho, en su última presentación ante la Oficina Anticorrupción, Carbone aclaró que su participación en la firma fue dada de «baja» y la tasó en 0 pesos.

No obstante, el año 2020 también fue fructífero para su capitalización en dólares: pasó de declarar US$ 69.400 en efectivo y US$ 2.972 en una caja de ahorro a terminar el año con US$ 90.335 cash y US$ 350 bancarizados. También tiene tres cuentas en pesos.

No detalló si recibió premios por sus logros deportivos.

En su momento, su ex pareja también había logrado expandir sus negocios, con una firma de explotación turística en Sierra de la Ventana que, al no estar obligado por las normativas vigentes, Carbone no detalló en su declaración patrimonial.


Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba