Después de un año sin contactos, Alberto Fernández recibió a la Conferencia Episcopal Argentina

Después de un año sin contactos institucionales, Alberto Fernández recibió en la tarde de este miércoles a la cúpula de la Iglesia Católica en su despacho de Casa Rosada. La reunión había sido solicitada por la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, encabezada por su titular, monseñor Oscar Ojea, con motivo del tradicional saludo de Navidad.

No obstante, esa salutación habitual había sido omitida en 2020, según fuentes clericales, como mensaje de disgusto tras la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que legalizó el aborto en Argentina.

El Presidente estuvo acompañado en la reunión con la curia por el canciller Santiago Cafiero; el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

En tanto, en representación de la Iglesia Católica dieron el presente, además de Ojea, los vicepresidentes de la Conferencia Episcopal, monseñores  Marcelo Colombo y Carlos Azpiroz Costa, junto al secretario general, monseñor Alberto Bochatey, y el director de Comunicación, presbítero Máximo Jurcinovic.


Alberto Fernández saluda a Oscar Ojea, titular de la Conferencia Episcopal. Reunión con la Iglesia tras un año sin contactos.

Según se informó oficialmente «la visita se produce en el marco de la 189° reunión de Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina» que se desarrolla desde este martes y culmina este miércoles.

La agenda de los obispos

Cuatro días antes del encuentro, las máximas autoridades de la Iglesia Católica habían retomado la intención de reunirse con el Presidente.

No obstante, la intención, según supo Clarín, era exponer temas de una agenda de preocupaciones: además del aborto, el temario incluía considerar los alcances de debates instalados como la implementación del juego online y el avance de algunas voces oficialistas u opositoras legislativas en derredor de la eutanasia, un marco regulatorio de la muerte digna.

La solicitud de la entrevista con Fernández, así y todo, fue leída desde Balcarce 50, como una señal para comenzar a reencarrilar el vínculo tras la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que contó con el aval presidencial.

Las funcionariasElizabeth Gómez Alcorta, Carla Vizzotti y Vilma Ibarra, festejando la aprobación de la legalización del aborto. Foto Lucía Merle

Las funcionariasElizabeth Gómez Alcorta, Carla Vizzotti y Vilma Ibarra, festejando la aprobación de la legalización del aborto. Foto Lucía Merle

Uno de los debates que se avecinan hizo sonar las alarmas clericales y volvió a tensar la cuerda entre las partes: un proyecto de ley “de buena muerte” para regular la eutanasia que acaba de ser presentado por el presidente de la UCR, el senador Alfredo Cornejo, y los diputados  Jimena La Torre y Alejandro Cacace, ahora en el bloque Evolución.

La doctrina católica no está de acuerdo con «el ensañamiento terapéutico, pero tampoco con acelerar la muerte de un enfermo», dijeron las fuentes consultadas.

De hecho, su premisa es no solo “defender la vida desde la concepción” y, por tanto, oponerse al aborto, sino también hacerlo “hasta la muerte natural”.

Como también le reprochan al entonces presidente Macri cuando envió el proyecto sobre el aborto sin haberlo anunciado en la campaña, los obispos «lamentan que el tema no haya sido expuesto en la reciente campaña».

Otra cuestión que causa gran malestar en la Iglesia -y que también atraviesa a los partidos mayoritarios- lo constituyen los proyectos para habilitar las apuestas on line en la región metropolitana y en varias provincias. El conocido cura villero José «Pepe» Di Paola, advirtió días pasados que se corre el riesgo de que “cada casa pueda ser un casino”.

La medida subyace en las agendas gubernamentales por su atractivo recaudatorio.

DS

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba