Debate por la deuda: faltazo camporista y reemplazos quirúrgicos para mantener vivo el proyecto oficialista

«¡Ni una vez nombraron a Macri!», observó con cierta sorna un diputado radical al salir a tomar aire a la soleada terraza del anexo C de Diputados, donde el ministro Martín Guzmán y el jefe de Gabinete Juan Manzur recién terminaban su exposición inicial en defensa del acuerdo con el FMI ante el plenario de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas.

En la oposición estaba la convicción de que el Gobierno “no tiene los votos”. Para empezar, por las deserciones propias, del ala dura K y el cristicamporismo. Y que necesita de Juntos por el Cambio, de ahí la moderación de los ministros que suelen cargar contra la toma de deuda del ex mandatario. Al menos en el inicio, ya que luego habría varios cruces.

Guzmán y Manzur le hablaron a la oposición, pero hubo mensajes también a quienes en el Frente de Todos rechazan el acuerdo: «Una mirada crítica del FMI no es la razón para alentar el voto en contra», dijo el ministro coordinador, con destino a los díscolos de las propias filas.

La sala atiborrada fue un reflejo del estado de cosas: estuvieron los opositores de Juntos por el Cambio -también del Frente de Izquierda y José Luis Espert, que pese a no integrar las comisiones fueron a dejar sentada su postura- pero brilló por su ausencia el ala camporista y los diputados del Frente de Todos ligados a organizaciones sociales y otros aliados del FdT “por izquierda”, que rechazan el acuerdo.

La única diputada camporista visible fue Paula Penacca, pero sus funciones de articulación de la bancada lo requieren: es la secretaria parlamentaria del bloque, cargo al que llegó junto a Máximo Kirchner, y en el que permanece pese a la renuncia del hijo de la vicepresidenta.

Clarín informó ayer que el Frente de Todos había decidido reemplazar a sus diputados camporistas y/o contrarios al acuerdo en la Comisión de Presupuesto, para asegurar la firma del dictamen de mayoría, un paso esencial en toda estrategia parlamentaria.

Esos cambios en la integración de Presupuesto, en efecto, se formalizaron este lunes. El titular de la Cámara, Sergio Massa, y el nuevo jefe de bloque Germán Martínez están empeñados en sacar el proyecto adelante con la mayor cantidad de votos que puedan reunir.

Los reemplazos

Pero necesitaban acomodar el frente interno. Así, antes de la exposición de Guzmán, los massistas Mónica Litza y Ramiro Gutiérrez tomaron los lugares del camporista santafesino Marcos Cleri y del salteño Emiliano Estrada, ex ministro de Economía de su provincia cercano a La Cámpora.

Además la salteña Pamela Calletti entró por el economista Itaí Hagman, del Frente Patria Grande que lidera Juan Grabois. Y la jujeña Carolina Moisés reemplazó al líder de La Bancaria Sergio Palazzo, que era vicepresidente segundo de esta Comisión que es clave en el funcionamiento de la Cámara. Palazzo no obstante había hecho hace un mes declaraciones proclives a aprobar el acuerdo.

En la Comisión de Finanzas que se constituyó a primera hora de la tarde, el oficialismo ya había designado a diputados pro acuerdo. Llamó la atención que el porteño “albertista” Leandro Santoro diera a último momento un paso al costado. Consultado por Clarín, aclaró que no se trató de una cuestión política sino que cedió su lugar al chaqueño Aldo Leiva a pedido de éste, quien integró hasta diciembre esa comisión. Santoro dijo que votará a favor del acuerdo.

El plenario que debe emitir dictamen cuenta con 39 firmas del Frente de Todos; 38 de Juntos por el Cambio (20 del Pro, 12 de la UCR, 3 de Evolución y 3 de la Coalición Cívica); 2 firmas del interbloque Federal y un legislador misionero.

Con números tan finos, el reemplazo en el Frente de Todos -acordado, según dicen en el bloque- mostró que los rebeldes al entendimiento con el Fondo allanaron el camino para que el oficialismo consiga dictamen.

Sería señal también de que no empujan al default de la Argentina. De haber permanecido en la comisión hubieran puesto en serios apuros al Gobierno y anticipado una posible ruptura en el Frente de Todos, que en este escenario parece alejarse. Pero el voto de FdT será «dividido» ya anticipó la senadora cristinista Anabel Fernández Sagasti. 

“Buscan diferenciarse pero no quedar siendo responsables del default de un Gobierno que aún integran”, analizó una fuente parlamentaria del oficialismo. Cristina Kirchner, que se mantiene en silencio, había auto definido a su gobierno en 2013 como de «pagadores seriales» al cruce de los mercados que ponían en duda que afrontaran algún vencimiento.

Los diputados que fueron reemplazados se mantuvieron en silencio y desde el bloque buscaron minimizar las tensiones internas. La página web de la Cámara de Diputados ya mostraba este lunes a la tarde la nueva composición de la Comisión de Presupuesto.

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba