Cristina Kirchner tiene paralizado el Senado y frena las leyes pedidas para combatir la violencia narco en Rosario

EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Hay acuerdo para designar a tres jueces federales pero los pliegos no llegan al recinto. Tampoco nombró a los senadores para la bicameral que debe implementar el sistema acusatorio.

Cristina Kirchner mantiene su agenda de reuniones en el Senado, donde recibió al padre Pepe Di Paola y a representantes de la OEA, como así también distinguió a las Abuelas de Plaza de Mayo. Sin embargo, la vicepresidenta mantiene paralizada la actividad legislativa y, en consecuencia, tampoco permite que avancen las leyes y pliegos de jueces que reclaman desde Santa Fe tras la ola de violencia que sacude a Rosario y que despertó la atención del Gobierno tras el ataque al supermercado de la familia de Antonela Roccuzzo y la amenaza mafiosa contra Lionel Messi.

Puntualmente, desde el 16 de noviembre del año pasado que la Cámara alta no sesiona y en aquella ocasión lo hizo en uno de los picos más alto de la tensión política entre el oficialismo y la oposición que el Frente de Todos coronó al intentar legitimar las designaciones para el Consejo de la Magistratura con una votación en el recinto con la intención de imponer al camporista Martín Doñate por la segunda minoría a partir de la partición del bloque. 

La jugada por ahora no le está dando resultado al kirchnerismo porque la justicia hizo lugar al reclamo del senador Luis Juez quien pide que se declare la nulidad del decreto del Senado que designó a Doñate y a Anabel Fernández Sagasti para integrar el organismo. La pulseada terminará en la Corte, que ya había rechazado la nominación del senador por Río Negro y también cuestionó la división del bloque oficialista.

Mientras tanto, el Senado sigue paralizado y desde Juntos por el Cambio repiten como un karma que es por una decisión política de Cristina. Aunque desde el oficialismo bajan a su vez que el cuerpo no se reúne porque la oposición no acompaña con el quórum, aunque hasta la fractura del Frente de Todos y el surgimiento del bloque de Unidad Federal, el kirchnerismo reunía los 37 senadores para sesionar con la ayuda de aliados.

Pero a la vicepresidenta no le despertó ninguna reacción la crisis de seguridad que se vive en Santa Fe, con foco en Rosario. «En el Senado no avanza nada», protestó ante Clarín Dionisio Scarpín (UCR- Santa Fe), quien no dudó en responsabilizar a la vicepresidenta por esta parálisis.

Scarpín junto a su compañera de bancada Carolina Losada le pidieron a Guillermo Snopek, que abandonó recientemente el Frente de Todos, para que convoque a la comisión de Asuntos Constitucionales con la intención de avanzar en el tratamiento del proyecto de fortalecimiento de la justicia federal en Santa Fe.

Ambos senadores de Juntos también solicitaron que se reúna la comisión de Seguridad, que preside el oficialista Matías Rodríguez, con el objetivo de tratar el pedido de emergencia de seguridad de la provincia que gobierna Omar Perotti. Pero el camporista hasta el momento no citó a la comisión que no se reunió durante el año pasado.

A todo esto se agrega que el Frente de Todos no designa a sus representantes para la comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal, mientras que la oposición nominó a Víctor Zimmermann, Carolina Losada y Beatriz Ávila.

Esta bicameral es fundamental para la implementación del sistema acusatorio que en Santa Fe consideran clave para acelerar las causas vinculadas con el narcotráfico y el crimen organizado que ya dio importantes resultados en Salta.

Además, como ya informó este diario, la vicepresidenta también tiene frenados los pliegos de los jueces Eduardo Daniel Rodrígues Da Cruz y Elena Beatriz Dilario, quienes fueron propuestos para la Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 2 de Rosario, y de Gastón Alberto Salmain, quien está designado para el Juzgado Federal de Primera Instancia Nº 1 de Rosario.

Pese a que hay acuerdo entre la oposición y el oficialismo para aprobar las designaciones, Cristina aún no convocó a una sesión para tratar los pliegos, siempre con el argumento de que no pueden reunir el quórum. «Cuando hubo que aprobar los jueces de Santa Cruz no hubo tanto problema», se quejó Scarpín en referencia a los nombramientos de los tres jueces afines al kirchnerismo que fueron designados para la Cámara de Apelaciones de Luis Piedra Buena.

Este miércoles, el bloque de Unidad Federal sacó un comunicado pidiendo que se convoque a una sesión especial para tratar, entre otros temas, los pliegos de los jueces de Rosario, pero todavía no hay nada concreto.

En la misma jornada, el jefe del bloque oficialista, José Mayans, tuvo un acercamiento con Alfredo Cornejo, presidente del interbloque de Juntos y le transmitió la intención de convocar a una sesión para el 30 de marzo con un temario de baja tensión y consensuado. Desde la oposición piden incluir los pliegos de los jueces por lo que hay que esperar que avancen las conversaciones.

Desde Juntos, que habían decidido no acompañar con el quórum por la embestida del Gobierno contra la Corte Suprema de Justicia, buscan hacer un intento por avanzar con los proyectos más sensibles dado que se acerca el período electoral y los tiempos de campaña. Por ahora el Senado se reunió solo para la sesión preparatoria en la que fueron reelegidas las autoridades.

Incluso durante el periodo de extraordinarias no hubo sesión ni se convocó a reuniones de comisión pese a que en el temario que envió el Ejecutivo al Congreso figuran Alcohol Cero al volante y la Ley Lucio.

.