Con un fuerte operativo policial, el Gobierno logró limitar la marcha de los piqueteros de izquierda

Con un fuerte operativo policial, el Gobierno logró limitar la marcha
de los piqueteros de izquierda

En medio de un fuerte operativo de las fuerzas de seguridad, que incluyó a gendarmes y prefectos, las organizaciones de izquierda marcharon este miércoles a la Plaza de Mayo para conmemorar el denominado "Argentinazo" de 2001. Si bien hubo cánticos contra Javier Milei y el operativo antipiquetes, se registraron incidentes menores, con al menos dos detenciones, en el marco de una convocatoria menos multitudinaria que las registradas en el pasado reciente.

En el Gobierno salieron a celebrar la implementación del plan para garantizar el orden público anunciado por Patricia Bullrich la semana pasada. "Acá se terminó el vale todo", disparó durante el atardecer de este miércoles la ministra de Seguridad aunque se atajó de las críticas propaladas desde la izquierda en que en el país "está garantizado el derecho a la protesta".

Con todo, se trató de una primera prueba del programa oficial: se trató de una marcha anunciada antes de la asunción de la nueva administración, de la que participaron pocos beneficiarios de planes sociales. La mayoría de las casi 10 mil almas que se reunieron en la histórica plaza -es el número estimado por la Policía porteña-, eran militantes de izquierda y no beneficiarios de planes.

En el propio frente de izquierda reconocieron que la convocatoria fue menor a la esperada y acusaron al Gobierno de haber montado un operativo represivo que desalentó a muchos a movilizarse: cuestionaron que desde los autoparlantes de las estaciones ferroviarias sonara en "loop" el nuevo leit motiv mileísta: "El que corta, no cobra".

Marcha piquetera. este miércoles. Foto: Guillermo Rodríguez Adami.

Lo cierto es que desde temprano, las fuerzas federales que dependen de Bullrich montaron un fuerte dispositivo en los accesos a la Ciudad, como el Puente Pueyrredón o el Saavedra, con el objetivo de impedir el ingreso de las columnas de manifestantes. Ese operativo fue exitoso y, a la postre, los piqueteros se movilizaron mayormente en tren desde el Gran Buenos Aires.

No fue casual que Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero, y el legislador porteño Gabriel Solano, se apostaran desde las 14 en el hall de la estación Constitución para reorganizar la movilización. También esa acción les sirvió para "llevarse las marcas" de los efectivos de la Policía Federal afincados desde temprano en el lugar y permitir, así, que decenas de manifestantes pudieran trasladarse hasta la esquina de Belgrano y Diagonal Sur. Ese fue uno de los dos puntos de encuentro tras desecharse la movilización desde el Congreso hasta plaza de Mayo.

Sin provocaciones

El objetivo de las organizaciones fue no provocar a los uniformados. Si bien no se cortó el tránsito por la 9 de Julio y por la avenida de Mayo, finalmente los autos no pudieron circular desde las 15 por las diagonales Sur y Norte y por algunos trayectos de Belgrano. A esta última avenida desembarcó Belliboni y su comitiva luego de un breve viaje en subte. El trayecto hasta el punto de encuentro fue por la vereda mientras uniformados se apostaban por la cinta asfáltica. Por momentos un grupo de uniformados en moto hacían sonar los motores para amedrentar a los manifestantes.

Sólo se vivieron momentos de tensión en la esquina donde está emplazado el edificio de la ex Somisa cuando la columna de izquierda intentaba organizarse detrás del estandarte del Polo Obrero. En ese momento hubo unos pocos disparos de gas pimienta y algunas corridas. "A la vereda, a la vereda", alertaba en ese momento una dirigente a los militantes presentes. Finalmente, el líder piquetero ordenó a los manifestantes seguir por Diagonal Sur hasta la histórica plaza. Allí coincidieron con militantes de ATE Capital y otros grupos de izquierda, como MTR y MST, que habían caminado por Diagonal Norte.

En ese trayecto integrantes del cuerpo de Infantería de la Policía de la Ciudad la emprendió con sus escudos contra el grupo más cercano al líder piquetero con la intención de correrlos del centro de la calle. Pero el hecho no pasó a mayores y, de hecho, las columnas de manifestantes ocuparon todo el ancho de la cinta asfáltica desde poco más de una cuadra antes de arribar a la Plaza.

Efectivos en la marcha de este miércoles. Foto: Guillermo Rodriguez Adami.Efectivos en la marcha de este miércoles. Foto: Guillermo Rodriguez Adami.

Al final, la movilización transcurrió con tranquilidad. Pero Belliboni, junto a la diputada Myriam Bregman, brindó una rueda de prensa en el que pidió la inmediata liberación de los detenidos y alertó por llamados intimidatorios a beneficiarios de planes y otros actos que consideró de indudable tono represivo. Empero, el protocolo antipiquetes tendrá otra prueba este jueves, con una concentración frente al Congreso y el viernes cuando gremios estatales y organizaciones sociales se movilicen al Obelisco para rechazar el ajuste.

Subir