Últimas noticias de Argentina

Con Alberto Fernández a la defensiva, el kirchnerismo insiste con la idea de una mesa nacional del Frente de Todos

Dicen que «no es en contra de Alberto Fernández», si no «a pesar de Alberto Fernández». Pero Eduardo «Wado» de Pedro, el ministro del Interior y delegado de Cristina Kirchner en Casa Rosada, volvió a pedir este jueves la implementación de una mesa política nacional en el seno del Frente de Todos para consensuar la gestión, una idea que el kirchnerismo instrumentó en la Provincia con Máximo Kirchner a la cabeza y que ese sector de la coalición reclama a viva voz desde hace meses.

Que haya sido De Pedro el encargado de realizar el pedido -así lo dejó trascender el ministro a través de sus colaboradores- le agrega una dosis extra de zozobra a la conducción política del Presidente, en cuyo entorno están cada vez más desorientados: a pesar de ser parte de la organización, «Wado» funcionaba, hasta ahora, como el mayor contrapeso de La Cámpora dentro del gabinete.

«El diálogo se tiene que desarrollar con los que piensan distinto, no los que ya piensan como uno. Hay que resolver los problemas de la gestión que son los que sufre la gente: inflación y salarios. Pensar hoy en candidaturas es algo irresponsable y hasta estúpido«, plantearon este jueves desde las oficinas del Ministerio del Interior.

Una reflexión similar había ensayado la ex Presidenta en Chaco, hace dos viernes, cuando transparentó todas sus críticas a la gestión del Presidente. 

El mensaje del ministro fue dirigido al corazón del primer piso de la Casa Rosada. Pero fue también una autocrítica interna: con el guiño de Cristina Kirchner, De Pedro se enfrascó en los últimos meses en una estrategia personal de campaña para posicionarse de cara al 2023 y diferenciarse del ala dura de La Cámpora.

Desde el entorno del ministro confirmaron además que no estará en el acto que Gerardo Martínez le organizó este viernes al Presidente en el predio de la UOCRA de Esteban Echeverría. La confirmación llegó después de que el funcionario conversara un largo rato a solas con el sindicalista en su oficina. Y de que Juan Manzur pidiera al gabinete, en la reunión de primera hora de la mañana, que asista al evento en el Gran Buenos Aires. El jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, no fue invitado.

El reclamo del funcionario por la mesa nacional con el que Fernández no comulga -encerrado cada vez más entre sus colaboradores más fieles- se sumó esta semana al de Gabriel Katopodis, uno de los ministros identificados con el Presidente, que sugirió que la ex Presidenta «participe activamente en la toma de decisiones con Alberto».

Hace algunas semanas, antes de viajar a Europa y de desairar a Cristina Kirchner desde Madrid y Berlín, el jefe de Estado había deslizado con algunos confidentes que pensaba acentuar su estrategia de gestionar «sin consultar» con la Vicepresidenta.

Mientras Fernández y la ex Presidenta siguen con el diálogo roto, las conversaciones entre dirigentes de ambos bandos parecieran haberse reanudado en las últimas semanas, aún sin ningún tipo de éxito. Sí asoma, entre funcionarios que todavía se referencian en el jefe de Estado, una desazón cada vez más notoria por la construcción política del mandatario.

Este sábado, por caso, dirigentes de diferentes vertientes del peronismo confluirán en un encuentro del PJ mendocino en esa provincia: desde Anabel Fernández Sagasti y De Pedro hasta Manzur, Sergio Massa, Alberto Rodríguez Saá y Sergio Uñac.

También Juan Manuel Urtubey, el ex gobernador de Salta que está abocado a la confección de un espacio de centro con Emilio Monzó o Juan Schiaretti, entre otros. El salteño es hiper crítico de Cristina Kirchner y de Mauricio Macri. Pero también del jefe de Estado. Algo de eso habló con el ministro del Interior en la comida que compartieron hace no tanto en uno de los restaurantes más coquetos de la Recova, en el barrio porteño de Retiro.

El fin de semana, el camporista se había visto con Luis Barrionuevo, en sintonía con el planteo que ahora deja circular de “ampliar” la coalición con vistas al 2023. En paralelo, La Cámpora se refugia, con su jefe a la cabeza, en territorio bonaerense.

La cumbre de este sábado en Mendoza está previsto 24 horas después del acto organizado por Martínez y parte de la CGT en respaldo de la figura presidencial. Hasta este jueves aún no estaban confirmados todos los asistentes. Tampoco si Fernández celebrará, como planeó, el 25 de mayo en la Antártida, a la espera de las condiciones climáticas. En Casa Rosada se debaten entre el frío helado de ese continente y el calor de la interna que acorrala cada vez más al Presidente.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba