Cómo se vivieron los graves incidentes desde adentro: gases, corridas y cinco horas de locura frente al Congreso

Cómo se vivieron los graves incidentes desde adentro: gases, corridas y cinco horas de locura frente al Congreso

Gravísimos incidentes, originados especialmente por grupos de izquierda y piqueteros que participaron de la movilización a la Plaza del Congreso, se produjeron este miércoles en medio de una jornada de extrema tensión en la que el Senado debatía, con numerosos cambios, el proyecto de Ley Bases de Javier Milei.

Autos y containers quemados, explosiones de bombas molotov y enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía se sucedieron durante largas horas, dejando un saldo de 23 detenidos, según reportaron fuentes oficiales, y al menos 20 efectivos de seguridad heridos, entre Policía y Gendarmería. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich le dijo a Clarín que el operativo "fue perfecto",

Desde temprano los manifestantes que se apostaron frente al Congreso, en la esquina de Rivadavia y Callao, comenzaron a tirar piedras, botellas, huevos y bloques de hielo a los periodistas presentes y a la Policía que, extenso vallado mediante hasta la calle Yrigoyen, intentaba disuadir, primero mediante la contención y posteriormente con camiones hidrantes y balas de goma.

Entre los grupos de izquierda que participaron de los hechos de violencia sobresalían el Polo Obrero, el FOL, el Nuevo Mas y el MST, entre otros, aunque de la otra punta también intentaban tirar el vallado agrupaciones ligadas al kirchnerismo como Barrios de Pie y el Movimiento Evita, entre otras. El Gobierno enumeró a más de 30 de ellas en un listado que difundió a los medios.

Uno de los ataques de los manifestantes.
Foto: Emmanuel Fernández.

En una jornada donde la tensión se percibió desde temprano, con explosiones de bombas de estruendo de manera constante y agresiones sistemáticas a las fuerzas de seguridad, el primer episodio de enfrentamientos se dio cerca de las 13, cuando un grupo de agentes de la Prefectura avanzó por la avenida Entre Ríos hasta Callao y Mitre, donde se apostaron con los escudos, con la intención de alejar a los militantes que se encontraban en el lugar y que respondieron con empujones, algunos botellazos e insultos.

Fue allí cuando los efectivos utilizaron gas pimienta contra los ataques y diputados opositores que se acercaron al tumulto, como Eduardo Valdés, Luis Basterra y Juan Manuel Pedrini, debieron ser sacados y trasladados al hospital Santa Lucía con quemaduras en los ojos. En paralelo, desde adentro del Senado el kirchnerismo reclamaba por la suspensión de la sesión, algo que intentó durante toda la tarde, sin éxito. Según informó el ministro de Seguridad de la Ciudad, Waldo Wolff, a uno de los manifestantes que luego arrestaron le encontraron una granada en su poder.

A las 15.30 se tensó todavía más la situación, cuando en al esquina de Rivadavia y Callao, a la altura del café Monday, los manifestantes lograron tirar algunas vallas y se enfrentaron con la Policía. Fue en ese momento que frente a los ataques con proyectiles y bombas molotov desde Seguridad se empezaron a utilizar lo carros hidrantes buscando descomprimir a la multitud.

La Policía dispersó a los manifestantes con balas de goma. Foto: Emmanuel Fernández.La Policía dispersó a los manifestantes con balas de goma. Foto: Emmanuel Fernández.

El pico de tensión se registró a las cuatro de la tarde, cuando casi en la esquina de Yrigoyen, un grupo de manifestantes dio vuelta e incendió un automóvil del medio periodístico cordobés Cadena 3. También fue agredido un periodista de esa emisora radial cordobesa, en medio de otra escalada de agresiones y de la intervención de los bomberos para apagar el incendio.

El Ministerio de Seguridad dio a conocer el nombre de las dos personas que quemaron el vehículo, que fueron detenidas. Uno fue identificado como Lucas Ezequiel Bálsamo, argentino, soltero de 23 años, desocupado y domiciliado en La Matanza, provincia de Buenos Aires. El otro, también oriundo de La Matanza, soltero y deoscupado, pero de 24 años, fue Dylan Gustavo Gómez.

La quema de ese auto fue una suerte de detonante para la Policía, que empezó a disparar balas de goma poco después y a dispersar a los manifestantes hacia la zona de Avenida de Mayo. Hasta las seis de la tarde, por lo menos, se vivieron momentos de extrema tensión, con enfrentamientos que llegaron hasta la 9 de Julio y decenas de personas encerradas en los bares de la zona, en alerta por los balazos de goma y también porque los manifestantes prendían fuego otros vehículos y containers de basura que encontraban a su paso.

Tras ello, al haber menos manifestantes en la zona del Congreso, los enfrentamientos empezaron a bajar, si bien continuaron hasta entrada la noche, con menor intensidad. Cerca de las 21 quedaban unos pocos manifestantes que esperaban que se realizara la votación general para reprobar el proceder policial, que Bullrich había valorado previamente, dialogando con Clarín y en redes sociales.

"Fuimos a proteger el Congreso y nos respondieron con piedras e incendios. Nosotros respondimos de manera inmediata. Ahora pagarán uno por uno los daños causados y el auto quemado de Cadena 3, con una causa que no será leve. Porque con nosotros el que las hace, las paga", tuiteó la ministra, con una foto que mostraba una piedra de gran tamaño sobre la calle frente al Congreso.

Subir