“Chocosorpresas”, militancia y la diputada del poncho: los argumentos K más insólitos contra la Boleta Única

Con quórum sobre la hora, Diputados trató en un intenso debate el proyecto de ley de Boleta Única, un reclamo impulsado por la oposición -que logró su media sanción- y que cosechó enfático rechazo en el oficialismo. Desde el kirchnerismo se plantaron en contra de la iniciativa con argumentos sobre ecologismo, militancia y chocolate. «No es una demanda de la sociedad», coincidieron todos ellos, incluso una legisladora que viene de descolgarse con un llamativo proyecto sobre ponchos.

«Los argumentos que se vienen poniendo en debate con la intención de instalar una agenda, claramente no tiene nada que ver con la agenda de la gente. Solo hay que mirar hacia arriba. Miremos las gradas, los balcones, hoy vacíos», describió la catamarqueña Anahí Costa, convencida.

«Quien impulsa este debate es un sector impulsado por grandes organizaciones internacionales que pretender establecer una agenda a nuestra dirigencia política, nada tiene que ver con lo que nuestro pueblo argentino necesita”, siguió la legisladora.

El kirchnerismo se opuso a la Boleta Única de Papel. Foto Juan Manuel Foglia

Lo curioso es que ella es una de las autoras de la iniciativa para declarar de interés la 51° edición de la «Fiesta Nacional del Poncho», que se celebrará en su provincia entre el 15 y el 24 de julio, una carpeta que ingresó el 19 de mayo y que cuenta con la firma de otros dos diputados catamarqueños del FdT, Silvana Ginocchio y Dante López Rodríguez.

Sin mencionar esos antecedentes recientes, Costa profundizó su señalamiento a la falta de oportunismo político de la Boleta Única.

«En Catamarca no me preguntan sobre la Boleta Única. Me preguntan cómo integrarse a las becas, al plan Alimentar, Progresar, a la Asignación Universal por Hijo. Eso es lo que debemos darle a la gente», concluyó con entusiasmo, sin mencionar nunca la carpeta que acercó hace menos de un mes.

En la misma sintonía se manifestó Leopoldo Moreau. “No sé si la discusión tiene que ver o no con las necesidades de la gente”, puntualizó el diputado ultracristinista. También apuntó contra la oposición, por intentar «imponer este tema sin consenso».

Desde La Pampa llegó un reclamo que pareció sincero. Después de un breve repaso por la historia eleccionaria democrática, Varinia Lis Marín defendió la lista sábana por tratarse de un «instrumento de militancia política».

«La boleta partidaria es un instrumento de militancia política más simple y barato que diseñar una campaña en los grandes medios de comunicación, porque no todos tenemos múltiples aportantes ‘de los verdaderos’ que la financien», dijo Marín, sembrando sospechas sobre el financiamiento de la oposición.

Aferrada a la sábana, recurrió al cuestionamiento oficial del kirchnerismo. «No existe esa demanda hoy en la sociedad, digan lo que digan», cerró.

Otro pampeano, Hernán Pérez Araujo, reiteró esas críticas aunque con una alusión que cruzó la grieta casi de extremo a extremo.

«Este tema esta lejos de los problemas de la ciudadanía, esto es un problema de la agenda política, de la casta, si quieren, parafraseando a un dirigente opositor», dijo Pérez Araujo, montado sobre el argumento libertario de su colega Javier Milei.

«En vez de solucionar el problema de la lista sábana lo agrava», desarrolló el legislador todofrentista, al tiempo que recordó que opositores que piden el cambio de sistema fueron elegido «cuatro o cinco períodos» con el método vigente.

La diputada bonaerense del Frente de Todos, Constanza Alonso. Foto: captura de TV

La diputada bonaerense del Frente de Todos, Constanza Alonso. Foto: captura de TV

Más dulce fue Constanza Alonso, con un discurso que arrancó chocolatoso. «Ojalá que no pase a la posteridad como la boleta Kinder… porque viene con sorpresa. Quieren imponer una boleta que solo te muestra cinco candidatos visibles en el cuerpo de la boleta», fueron las primeras palabras de la diputada por la Provincia de Buenos Aires.

Adolfo Bermejo, peronista de Mendoza, también apuntó a problemas de lugar y tiempo de la propuesta opositora. Sin pelos en la lengua aventuró cuál sería la respuesta de la ciudadanía si se le consultara sobre la importancia del proyecto. «Realmente lo que van a preferir en estos momentos es no votarnos a ninguno», retrató el ambiente social, sincero y brutal.

Y sacó la carta ecológica contra la Boleta Única, a pesar de que el método propuesto reúne las papeletas de todos los partidos en una sola pieza y ahorra impresiones: «Sigamos cuidando la democracia, mantengamos y perfeccionemos el sistema de boletas con el reciclaje, la recuperación del papel y todo lo que falta para no dañar más el ambiente».

La respuesta opositora: cita cristinista y los «sommeliers»

Entrando en la recta final del debate, llegaron las respuestas directas de los diputados de Juntos por el Cambio, que invalidaron el argumento oficialista sobre falta de oportunidad. «La agenda de la gente no está en la agenda del Gobierno», dijo Marcos Carasso.

«La agenda de la gente es amplia y ocupa varias temáticas: economía, inflación, inseguridad, seguridad jurídica», enumeró el radical de Córdoba. Y apuntó contra el Frente de Todos. «El Gobierno tiene otra agenda: justicia, justicia, justicia, justicia, peleas internas, peleas internas, economía«.

Sobre el asunto de la jornada, pidió que se revise la situación en «provincias feudales» y agregó: «No le bajemos el precio, la gente está cansada de no poder ejercer libremente su derecho a votar, de ser el puntero de turno el que le marca el voto». Entonces citó a Cristina Kirchner.

Marcos Carasso, radical de Córdoba, cruzó al kirchnerismo por su oposición a la Boleta Única.

Marcos Carasso, radical de Córdoba, cruzó al kirchnerismo por su oposición a la Boleta Única.

«¡No se hagan los rulos! Esto no es para mejorar la calidad democrática. Esto no es para mejorar la calidad democrática porque tienen vicios los sistemas de elecciones. Estamos tratando de mejorar un sistema de elección de candidatos. Todos los sistemas pueden tener imperfecciones, pero el actual ese el que más imperfecciones tiene. Tenemos que avanzar hacia otro», completó Carasso.

Un rato más tarde se sumó Juan Martín, que cruzó a los “sommeliers” de los intereses del pueblo.

«Los argentinos nos miran y preguntan si estamos en condiciones de asumir debates sensatos y responsables. Acá no hay lugar para que nos pongamos los diputados en sommeliers de lo que al pueblo le interesa o no le interesa», expresó el radical santafesino.

DS

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba