Caída la privatización, el Gobierno acelera el ajuste en el Correo Argentino, los medios públicos y todas las empresas estatales

Caída la privatización, el Gobierno acelera el ajuste en el Correo Argentino, los medios públicos y todas las empresas estatales

El actual interventor de los medios públicos, Diego Chaher, se encamina a asumir como secretario de las Empresas del Estado, dependiente de Jefatura de Gabinete, para profundizar el ajuste en el Correo, la TV Pública, Radio Nacional, Télam y todas las demás empresas públicas del gobierno nacional.

Asumirá en reemplazo de Mauricio González Botto, con quien está haciendo una transición para reemplazarlo apenas se publique la resolución oficial del gobierno de Javier Milei. Y un hombre de Chaher, Eduardo González, quedaría en su lugar como interventor de Télam, Radio y Televisión Argentina (Radio Nacional y la TV Pública), Educ.ar y Contenidos Públicos (Pakapaka, Encuentro y DeporTV), luego de que el Senado quitó de la Ley Bases a RTA de las empresas a privatizar.

La gestión de Diego Chaher como interventor de los medios públicos logró resultados muy valorados por el presidente Javier Milei, "cumplió con el mandato que se le dio", dijeron fuentes del Gobierno a Clarín, ya que logró reestructurar la agencia Télam, sin grandes conflictos en la calle -como tuvo el gobierno de Mauricio Macri cuando despidió a 354 empleados-, además de reducir fuertemente la plantilla laboral y ajustar los gastos en todos los medios públicos, aunque todavía pretenden profundizar ese ajuste para ponerlos en sintonía con el objetivo global del déficit cero.

Fuentes del gobierno dijeron a Clarín que todavía no le aceptaron la renuncia a González Botto, porque necesitan que siga firmando las resoluciones que involucran a todas las empresas del Estado, hasta que salga la resolución oficial con una reorganización del área y la designación de Chaher.

Es que con el desplazamiento de Nicolás Posse y la asunción de Guillermo Francos como nuevo jefe de Gabinete, el secretario González Botto vio debilitada su posición y ofreció su renuncia, que le fue aceptada de palabra. Pero las fuentes oficiales contaron que le pidieron al funcionario que trabaje junto al interventor de los medios públicos en la transición; y que una vez que salga la resolución designando a Chaher nuevo secretario de Empresas del Estado, González Botto siga como director de la empresa de aguas AySA, ya que a lo largo de todos estos meses "mostró su eficiencia" y entabló una buena relación con los funcionarios del gobierno de Milei.

Chaher es un abogado mendocino especializado en "resolver problemas", "negociar con todos" y "encontrar fórmulas jurídicas" para las decisiones que toman los funcionarios públicos, o los accionistas, tal como hizo durante dos décadas en el Grupo América, donde fue gerente de Asuntos Legales de la empresa de Daniel Vila, José Luis Manzano, Daniel Hochbaum y Claudio Belocopitt (antes también estaba ahí Eduardo Eurnekian, quien fue durante varios años en Corporación América el jefe de Milei y del desplazado Posse).

Ahora Chaher deberá enfocarse en "pisar el acelerador" con el ajuste en las empresas públicas, tal como contó Juan Manuel Barca en Clarín. Por ejemplo, si bien cerró Télam, planea reabrir el área publicitaria bajo el nombre de Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima. La nueva empresa APESA tendrá alrededor de 100 empleados, que trabajarán en la sede porteña de Télam de avenida Belgrano 347. Ese edificio está vallado desde marzo pasado, pero las autoridades pretenden reabrirlo el mes próximo. Y además planea reubicar a 100 periodistas en otros medios públicos, sobre un total de 780 empleados que tenía Télam cuando asumió Milei.

El nuevo secretario de Empresas Públicas llega apalancado por el asesor presidencial Santiago Caputo y el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, con el objetivo de "profundizar" el ajuste en los medios públicos y en las 33 empresas estatales (sin contabilizar a las financieras), que tenían 110.000 empleados y un déficit operativo de $1,6 billón en 2023.

Es que entre enero y abril pasado el gobierno redujo 3.400 empleados en las empresas públicas, de los cuales Aerolíneas Argentinas aportó "sólo 316", explicó un funcionario libertario del sector, en base a datos del último informe de dotación de la administración pública que difundió el INDEC.

El gobierno pretende profundizar los despidos en todas las empresas estatales, tal como se viene haciendo en los medios públicos, donde en medio año se desvinculó a un tercio de los empleados, en una combinación de retiros voluntarios, despidos, reestructuración organizativa y no renovación de contratos que fueron venciendo en estos últimos meses.

De las 41 empresas estatales que el gobierno pretendía privatizar en el proyecto original de Ley Bases, la mayoría quedó afuera en el transcurso del debate en el Congreso de la Nación, donde solo quedaron ocho en condiciones de ser privatizadas -total o parcialmente- o concesionadas: Enarsa, Aysa, Belgrano Cargas, Sofse, Corredores Viales, Intercargo, YCRT y Nucleoeléctrica.

De todos modos, el jueves pasado Guillermo Francos dijo que van "a insistir en las privatizaciones. Presentaremos proyectos concretos”, afirmó el jefe de Gabinete, quien se refirió específicamente a Aerolíneas Argentinas y al Correo.

El Correo Argentino es una de las empresas donde el Gobierno pretende profundizar el ajuste, luego de que el Senado la quitara de las que estaban incluidas para su "privatización parcial o concesión". Allí su presidente Camilo Baldini "pisó el acelerador" el mes pasado y logró que acepten el retiro voluntario 2.000 empleados, mientras que a otros 1.100 no les renovaron los contratos que fueron venciendo los últimos cinco meses. En total, el gobierno pretende dejar afuera de la empresa a más de 7.000 empleados, de los 16.850 que tenía cuando asumió Milei.

El gobierno pretende cerrar más de la mitad de las 1.450 sucursales que el Correo tiene en todo el país, junto con la venta de la mayor parte de los 900 inmuebles propios. Pero sus trabajadores y los vecinos ya comenzaron a protestar, como en Santa Regina, localidad bonaerense de General Villegas, donde sus pobladores se sacaron una foto con el único empleado del Correo y una bandera que decía "condenados a emigrar".

Además, hubo reclamos en la localidad santafesina de Berabevú y un abrazo simbólico en la sucursal neuquina de San Patricio del Chañar. También hubo protestas en localidades rionegrinas, como Fernández Oro y Las Grutas, entre otras, ante el anunciado cierre de esas sucursales del Correo Argentino.

El ascenso de González en medios públicos

Eduardo González es el hombre de confianza de Chaher para profundizar el ajuste en los medios públicos. El funcionario ingresó en marzo pasado como coordinador general de Radio y Televisión Argentina (RTA), la empresa que maneja Radio Nacional y la TV Pública, luego de una serie de renuncias del subinterventor Diego Marías, del gerente general de Contenidos Públicos, Cristian Sedam, y del director ejecutivo de la TV Pública, Juan Parodi, que provocaron un cimbronazo en los medios públicos.

González viene trabajando en una relación estrecha desde hace tres meses con Chaher, quien también trabajó varios años atrás en el Grupo América. Entre ambos lograron formar un equipo que, a pesar del fuerte ajuste en los medios públicos, están reestructurando Télam, relanzaron la programación en Radio Nacional y levantaron todos los programas que se hacían en vivo en la TV Pública -excepto los noticieros-, sin que eso haya provocado fuertes conflictos con los gremios ni en la calle.

Además, acaban de reactivar la página web y las redes sociales de Radio Nacional y de la TV Pública, que estuvieron silenciadas y "en construcción" durante 20 días, en sintonía con la próxima transmisión de la Copa América de fútbol y una reestructuración que apunta a alinear los contenidos con el gobierno libertario, que fue públicamente destacado por el director de Comunicación Digital, Juan Pablo Carreira (alias Juan Doe, en redes sociales). Pero el Gobierno pretende un mayor ajuste en los gastos, que se daría en los próximos meses.

En ese esquema, "lo más razonable", según fuentes oficiales, sería que en los próximos días Eduardo González asuma como interventor de todos los medios públicos, sumando a su participación en RTA, también la conducción en las empresas Télam, Educ.ar y Contenidos Públicos.

El último trabajo de González en los medios, antes de recalar en RTA, fue en el Grupo América, como director general de Operaciones de Uno Medios, entre 2008 y 2012. Pero antes estuvo en Telefe, como director general de las televisoras del interior; y en Canal 9, como director general. Luego de pasar por esos medios, durante once años presidió la consultora EGD, especializada en reingeniería de procesos, fusiones y adquisiciones de empresas, así como en la implementación de planes estratégicos, hasta que fue convocado como coordinador general de RTA, en marzo pasado. Ahora se prepara para asumir como interventor de todos los medios públicos.

Subir