Últimas noticias de Argentina

Axel Kicillof se juega su propia batalla en la elección: lograr la mayoría en el Senado bonaerense

Tanto en el Frente de Todos como en la opositora Juntos por el Cambio admiten que Axel Kicillof está cerca de concretar en estas elecciones una aspiración política que lo inquieta desde hace casi dos años: lograr el control del estratégico Senado de la Provincia de Buenos Aires.

En la actualidad, la Cámara alta bonaerense está bajo dominio opositor: sobre 46 senadores, Juntos por el Cambio suma 26 y el oficialismo provincial, 20.

Para Kicillof, el control del Senado es clave: le permitiría avanzar, por ejemplo, y sin necesidad de negociar con el reemplazo de Juliana Di Tullio -juró como senadora nacional la semana pasada- en el directorio del Banco Provincia.

También con pliegos del Poder Judicial -la Corte bonaerense queda con tres vacantes tras el anuncio de Eduardo Pettigiani de que se jubila-, nombramientos en organismos de control, la ley de Presupuesto 2022, la creación de nuevos impuestos rechazados por la oposición y hasta una ofensiva sobre el procurador Julio Conte Grand, a quien en la Gobernación tienen entre ceja y ceja por su “vínculo político con Juntos por el Cambio”.

Conte Grand fue secretario Legal y Técnico durante la gestión de María Eugenia Vidal.

Hace un par de semanas, en un acto de campaña en La Plata, Kicillof blanqueó su objetivo en el discurso que dio frente a Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

“Necesitamos conseguir una mayoría en el Senado de la provincia de Buenos Aires”, dijo el gobernador. Y enseguida agregó, refiriéndose a la vicegobernadora quien también estaba en el escenario: “Verónica (Magario) sabe lo que nos está costando todo”.

En esta elección se renuevan los senadores electos en 2017, cuando se impuso Juntos por el Cambio en la Provincia. Así, la oposición pone en juego 16 bancas en el Senado bonaerense y el Frente de Todos, 7.

En esta elección se renuevan 8 senadores de la Primera Sección Electoral (5 opositores y 3 oficialistas), 7 de la Cuarta Sección (5 de Juntos por el Cambio y 2 del Frente de Todos), 5 de la Quinta Sección (3 de JxC y 2 del FdT), y 3 de la Séptima (todos son de JxC).

Ministra de Gobierno Teresa García. Foto Mauricio Nievas.

Ministra de Gobierno Teresa García. Foto Mauricio Nievas.

El cálculo que hacen cerca de Kicillof es que la oposición no retendrá “el caudal de votos que consiguió en 2017”. Y trazan esta panorama en las cuatro secciones:

# Primera Sección (la conforman la Zona Norte del Conurbano, Moreno, General Rodríguez y Campana, entre otros partidos): “En el peor escenario quedaremos con 4 senadores y ellos también con cuatro. En el más optimista, 5 para nosotros y 3 para ellos”.

# Cuarta Sección (Chivilcoy, Junín, Trenque Lauquén, Pehuajó, entre otras): apuestan a sumar un senador y quedar con tres en total.

# Quinta Sección (Mar del Plata, Dolores, Pinamar, Villa Gesell, entre otras): estiman conservar los dos que tienen, y no sumar ningún senador. “Es la pelea más difícil de todas, donde más del 50% de la elección la marca Mar del Plata (la gobierna el macrista Guillermo Montenegro)”, explican.

# Séptima Sección: proyectan sumar un senador (en la actualidad los tres son de la oposición). Recién llegado al oficialismo, la boleta al Senado de esta sección la encabeza el diputado Eduardo “Bali” Bucca.

Teresa García, ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, justificó la necesidad política del oficialismo de lograr la mayoría en el Senado bonaerense.

“No se trata de convertir el Senado en una escribanía“, dijo a Clarín, “sino que el Gobierno tenga los instrumentos para poder gobernar. El peronismo ha tenido un comportamiento muy prudente”.

La ministra agregó: “La oposición comete actos de imprudencia que se deben corregir. No pueden dejar a la banca pública sin el número en el directorio para funcionar a la espera del resultado electoral”.

Un alto referente del PRO reconoció a Clarín: “Vamos a estar complicados para mantener la mayoría en el Senado. Si la perdemos, ellos (por el oficialismo) van a poder sacar lo que quieran”.

Sesión del Senado bonaerense, el año pasado. Foto Mauricio Nievas.

Sesión del Senado bonaerense, el año pasado. Foto Mauricio Nievas.

En el ala más dura del PRO, por otro lado, observan que Kicillof alcanzará “seguramente” en la elección la mayoría en la Cámara alta con senadores propios.

“Pero de no ocurrir, igual van a lograr la mayoría con el desgajamiento de nuestro bloque. El cierre de listas no fue nada bueno y algunos nuestros, si el oficialismo lo necesita, van a terminar rompiendo la bancada”, advierten en un sector del partido liderado por Mauricio Macri que en las PASO juega con Diego Santilli.

Del lado radical -que apoya a Facundo Manes en las Primarias- retrucan: “La unidad se cultiva. Una ruptura en la coalición lo único que haría es darle más fortaleza a Kicillof.

Control en Diputados

En la Cámara de Diputados de la Provincia, el oficialismo tiene mayoría, aunque con la ayuda de aliados. Según observan en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio, en esta elección el escenario no se modificaría en la Camara baja.

Sobre un total de 92 diputados, el FdT suma 45 y JxC, 38. Pero la administración de Axel Kicillof contó en el último año y medio con la ayuda de los dos integrantes del bloque 17 de noviembre, Fabio Britos y Mario Giacobbe, un peronista que fue electo en 2017 por la lista de Cambiemos.

La otra aliada del oficialismo es Natalia Sánchez Jauregui, del partido Fe, con mandato hasta 2023. Hay en la Cámara otros 5 diputados del bloque Cambio Federal y uno del Frente de Izquierda.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba