Antes del acto de Cristina Kirchner, guiño de Alberto Fernández a los piqueteros oficialistas

La calma antes de una nueva réplica del terremoto. Con esa preocupación e incertidumbre, Alberto Fernández ensayó en La Matanza una nueva foto de unidad del Frente de Todos un día antes de la reaparición pública de Cristina Kirchner, en un acto en Chaco, y 48 horas después de que el secretario general de La Cámpora, Andrés Larroque, advirtiera que el Presidente no puede llevarse a su mesa de luz al Gobierno de ellos. Todavía es una incógnita qué dirá la vicepresidenta en Resistencia, luego de haber sugerido que la legitimidad de un gobierno puede ser de origen, pero no de gestión.

Si el drama del Frente de Todos tendrá su clímax entre Chaco y Ushuaia, adonde viajará el Presidente, el acto en la Cooperativa Aceitera de La Matanza, empresa recuperada por sus trabajadores durante la gestión de Mauricio Macri, en La Tablada fue el segundo acto de esa película, que empezó el miércoles en una postal ecuménica del oficialismo en Tecnópolis de las nuevas autoridades de la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Fernández presentó el registro nacional de empresas recuperadas, a cargo de la secretaría de Economía Social que conduce Emilio Pérsico, líder del Evita, la organización que marchó con otras, el 1 de Mayo para respaldar su gestión y reclamar más medidas.

El gesto más importante de la escenificación de la unidad fue la presencia del secretario de Comercio Interior Roberto Feletti, el referente del cristinismo que tampoco puede contener la inflación, pero alerta sobre sus efectos. Su participación fue un gesto para con el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas más que un guiño al Presidente. No habló y casi no se levantó de su silla.

Ajeno a las disidencias en el oficialismo, el Presidente recordó su acercamiento con las empresas recuperadas cuando era legislador porteño, un fenómeno que se multiplicó después de la crisis de 2001 y 2002 por lo que destacó que Néstor Kirchner fue quien más fomentó la creación de cooperativas. Acaso ignoraba que nunca se inscribieron tantas empresas recuperadas como durante la segunda gestión de Cristina Kirchner, cuyo nombre no se mencionó durante el acto.

Fernández volvió a saludar la emergencia de la Economía Popular, mientras las organizaciones sociales reclaman una agencia o ministerio que concentre todas las políticas para el sector. «Hay una parte de la Argentina que ha desarrollado otros valores que no puede quedar en el corset de la economía formal», señaló el mandatario en alusión a las cooperativas. Ya se anotaron más de 130 empresas y en el último registro no oficial -previo a 2015- se contaban casi 450. El Gobierno ya destinó cerca de $600 millones para el sector. Los cooperativistas reclaman acceso al crédito. 

Empresa recuperada. Alberto Fernández con Emilio Pérsico, Juan Zabaleta y Fernando Espinoza.

«Ahora soy yo el que tiene que convencer a la Argentina de que la economía popular existe y de que hay que darle las herramientas para que crezca. Primero los últimos «, gritó eufórico, aunque nada dijo de la posibilidad de crear un nuevo estamento gubernamental que los cobije.

La interna también se hizo sentir en el predio donde colgaba desde un enorme silo, una bandera de 10 metros por 30, que reclamaba por el proyecto de ley de recuperación de unidades productivas, que se presentó este jueves en el Congreso.

«Recuperar, Producir, Resistir» era la leyenda que llevaban cientos de cooperativistas del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), que conduce Eduardo «Vasco» Murúa, funcionario de Pérsico y desde los últimos años dirigente del Evita. Murúa, el primer orador, agradeció la tarea de Federico Bernal, interventor en el ENRE, y una piedra en el zapato del ministro de Economía Martín Guzmán. Compensó con los elogios al ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta y con una definición que difícilmente el cristinismo comparta. «Este es el mejor gobierno que tuvieron las fábricas recuperadas en estos 22 años»,  dijo.

Los cortocircuitos se notaron cuando presentaron al intendente local, Fernando Espinoza, que fue abucheado por varios cooperativistas y militantes del Evita. Ninguno de ellos olvida que Espinoza y Máximo Kirchner obturaron la lista interna de Alejandra Cubría -pareja de Pérsico- para la PASO 2021 en el distrito más populoso del GBA.

No fue la única postal del intento para surcir la interna. El intendente compartió el estrado con Zabaleta, que también aspiraba a la presidencia de la FAM que Espinoza lidera desde el miércoles con perfil propio y la exigencia de que la recuperación económica se sienta en los bolsillos de los trabajadores. Pérsico se animó a pronosticar un triunfo en las elecciones de 2023, un escenario que irrita a La Cámpora.

Zabaleta, por su parte, también evocó a Néstor Kirchner, «el mejor presidente de la democracia» y pidió «con todo respeto» «menos redes sociales» -justo en la misma semana en la que tuiteó la vicepresidenta- y más trabajo territorial. El preámbulo de la presentación de CFK terminó con la marcha peronista de fondo. Mañana será el turno de ella para tender puentes con sus socios o destruirlos. 

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba