Ante una intimación judicial para que devuelva 434.000 dólares, la hija de Hugo Moyano dijo que los invirtió comprando inmuebles

Hace un año, el juez Luis Armella ordenó a Karina Moyano la devolución urgente 600 mil pesos y 434 mil dólares que habían sido secuestrados en un allanamiento en su propiedad. Pero la mujer nunca cumplió con el fallo judicial. Hace pocos meses, fue intimada nuevamente a restituir el dinero -bajo investigación por presuntas operaciones de lavado- pero la hija del líder de Camioneros dijo que “invirtió esos fondos” en inmuebles “en Capital Federal y provincia de Buenos Aires” y que otra parte “fue devuelta” a quienes se lo prestaron: el abogado de la familia, Daniel Llermanos, uno de sus hermanos y otras seis personas.

En septiembre de 2021, por orden de la Cámara Federal de La Plata, el juez Armella -circunstancialmente a cargo del juzgado de Lomas de Zamora- intimó a la hija de Hugo Moyano a que devuelva más de medio millón de dólares para mantenerlos bajo cautela judicial. La negativa fue rotunda por parte de Karina Moyano, y la sostuvo hasta el presente. Con un agregado: dijo que ya no tenía el dinero que le había restituido el juez Federico Villena, accionar que le valió una denuncia frente al Consejo de la Magistratura.

Para la justicia no está corroborado aún que el origen de esos fondos sea lícito. Esa es la razón por la cual el juzgado sostiene que los 600 mil pesos y los 434 mil dólares deben permanecer secuestrados. La causa investiga presuntas maniobras de lavado de dinero y no descartan una evasión fiscal.

Ante el juzgado federal presentó un nuevo escrito, en el que ante una nueva intimación para devolver la plata, sostuvo que esa orden “resulta de imposible cumplimiento, tanto material como jurídicamente. En primer lugar cabe destacar que la suscripta recibió dicho dinero, de manos de un juez federal”, en referencia a Villena, el juez que ahora instruye la causa del avión venezolano-iraní. El titular del expediente era Luis Armella, pero se encontraba de licencia y en durante la subrogancia su par sobreseyó a Karina Moyano y le devolvió el dinero.

La hija de Hugo Moyano, secretaria de Género de Camioneros y supervisora de la ayuda social del gremio, recordó que “en dicha devolución, no se me constituyó como depositaria judicial ni se me hizo garante de tales fondos en forma alguna, razón por lo cual ninguna restricción pesaba sobre los mismos”. Por consiguiente, dijo que “podía disponer del mismo”. Entonces, “inmediatamente procedí a devolver los importes que me habían sido prestados e invertir los que resultaban propios”.

“Hemos dispuesto adquirir bienes registrables con el dinero entregado, todo lo cual puede ser fácilmente corroborable de las constancias del Registro de la Propiedad Inmueble de la CABA y de Provincia de Buenos Aires”, explicó Karina Moyano.

En otro tramo de su descargo, Moyano sostuvo que «los fondos resultan ser de al menos ocho adultos los cuales todos poseemos medios de vida lícitos y cuya conformación resulta de larga data, en momentos incluso de cuando nuestra moneda nacional se encontraba en la paridad de convertibilidad».

Según fuentes judiciales, se libraron oficios a los bancos en donde Moyano tenía depositado el dinero, y la respuesta fue que no tenía absolutamente nada. Algo que llamó la atención a los investigadores. Por otro lado, comenzaron a tasar las propiedades compradas y un cálculo preliminar indica que los valores son inferiores al dinero reclamado.

A la hora de justificar la tenencia del casi medio millón de dólares en efectivo en su casa, Karina Moyano había dicho que con su familia estaban por “desarrollar un emprendimiento logístico que se frustró por el secuestro erróneo”, del dinero. En esa misma línea, señaló que esas operaciones intrafamiliares eran actividades «que no requieren registración ni individualización de operaciones, ni anotaciones de acreedores y deudores, o la exigencia de contabilidad o de exhibir asientos contables”. La justicia sostiene todo lo contrario; por eso la investigación continúa abierta.

Sobre el destino de la plata, Moyano dijo que 291.000 dólares lo usó para la compra de inmuebles dentro del círculo familiar; después mencionó que el abogado Daniel Llermanos le prestó 80.000 dólares, y otros 63.000 fueron donaciones de amigos y familiares “respecto de quienes no existe autorización expresa para revelar identidades”. A eso deben sumarse los 600.000 pesos.

El medio millón de dólares fue secuestrado a comienzos del 2021 en el marco de una causa por narcolavado, durante un allanamiento al que el abogado de Karina Moyano considera improcedente y que debe ser anulado.

Lo cierto es que la hija de Moyano no es parte del expediente que sigue a una banda narco. Las hermanas que hace dos años están bajo investigación en la causa son hijas de una ex pareja de Karina Moyano, un vínculo que concluyó hace siete años.

Pero hasta la fecha, explicaron fuentes judiciales, Moyano «no pudo acreditar que el origen de esos fondos sea lícito y hasta tanto eso no ocurra, deben permanecer secuestrado».

.

.

Para evitar otro revés judicial, Cristina Kirchner aceptó que la sigan investigando en la Ruta del Dinero K

.

Invitación al Facebook Diario Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba