Últimas noticias de Argentina

Alberto Fernández convalidó la jugada de los gobernadores para ampliar la Corte Suprema

Alberto Fernández sabía que este lunes los gobernadores publicarían el documento en el que adelantaron la presentación de un proyecto de ley para modificar la composición de la Corte Suprema, con la excusa de hacerla «más moderna y eficaz, y más federal». El Presidente no solo lo sabía: convalidó la jugada.

Con Gerardo Zamora como el principal impulsor del proyecto que en las últimas horas recolectó la firma de 16 gobernadores, el jefe provincial de Santiago del Estero y sus colegas Ricardo Quintela -de La Rioja- y Raúl Jalil -de Catamarca- comieron con el Presidente, Juan Manzur y un grupo de colaboradores la semana pasada, en Olivos. Fue el feriado del miércoles 18, según fuentes oficiales, mientras se llevada adelante el censo nacional.

Este lunes, horas después de la reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) en la que resolvieron oficializar la elaboración de una ley para forzar «una nueva conformación» del tribunal, Fernández volvió a recibir a algunos de ellos: Sergio Uñac -San Juan-, Oscar Herrera Ahuad -Misiones-, Sergio Ziliotto -La Pampa- y Gustavo Bordet -Entre Ríos-.

Los cuatro​ firmaron el documento publicado en estas horas y cenaron hasta bien entrada la noche con el jefe de Estado y sin Manzur, golpeado por una gripe. Este martes, Fernández se vio con Arabela Carreras, de Río Negro, una aliada de la Casa Rosada que por estas horas tenía previsto acompañar la iniciativa de sus pares, al igual que Omar Gutiérrez, de Neuquén. 

«El Presidente se viene reuniendo con los gobernadores, haciendo encuentros en Olivos», remarcaron en el entorno presidencial, y confirmaron que que el proyecto de ampliación de la Corte se llevó buena parte de las veladas de la última semana. También el reclamo por mayores subsidios al transporte en el interior y la crisis interminable en la coalición de gobierno, que tiene en vilo a las provincias.

Los jefes provinciales, de hecho, reclaman desde hace rato un diálogo mucho más fluido con el jefe de Estado, una aceleración de la gestión y un armisticio entre el kirchnerismo y la Casa Rosada. Lo charlaron con Eduardo «Wado» de Pedro durante la gira reciente por Israel. Esperan que estas comidas en Olivos se repitan de manera frecuente. 

Al Presidente, la avanzada de los gobernadores sobre la Corte Suprema de Justicia no le disgusta. Al contrario: para la Casa Rosada es muchísimo más productivo, aseguran, que se instale en el debate público el funcionamiento de la Justicia -impopular en la sociedad según todos los sondeos-, en este caso del máximo tribunal, a que se discutan temas vinculados, por ejemplo, al programa económico que encabeza Martín Guzmán, y al fenomenal aumento de precios que urge al Gobierno.

Según pudo reconstruir Clarín, Fernández les explicó a los gobernadores el borrador del proyecto que mandó a elaborar de modificación del tribunal que, según las fuentes, elevaría el número de miembros casi a 30. Hoy son cuatro. Los mandatarios provinciales quieren 24, uno por distrito. Quedaron en intercambiar ideas. 

La puja con la Justicia le da además al Presidente la posibilidad de coincidir con Cristina Kirchner, al menos en el relato público, en medio de tantas desavenencias entre ambos. «Todos queremos una Justicia que funcione y a todos nos avergüenza cómo funciona la Corte Suprema de Justicia. En eso no tenemos diferencias», resaltó el viernes el jefe de Estado en la extensa entrevista que concedió a Radio con Vos.

Hace algunas semanas, algunos de los gobernadores más críticos de la gestión económica del gobierno habían buscado marcarle la cancha a la Casa Rosada mientras reactivaban las reuniones en el CFI, en San Martín al 800, en el barrio porteño de Retiro. En particular, Jorge Capitanich y Axel Kicillof. «Coqui» amagó además con presentarle a Fernández su propio plan anti-inflacionario.

Después de eso, el chaqueño ofició de anfitrión de la vicepresidenta en su provincia para que expusiera públicamente todas y cada una de sus diferencias con el gabinete económico del jefe de Estado.

Un par de semanas antes de ese espectáculo que desnudó definitivamente la interna detrás del programa económico del Frente de Todos, la Casa Rosada operó para suspender un nuevo encuentro en el CFI, con promesas de cambios.

A los gobernadores, el estado de situación actual de la Corte no les agrada. Como el Gobierno -en especial el kirchnerismo- buena parte de ellos están convencidos de que detrás de los últimos movimientos de los cortesanos se esconde el sueño de Juntos por el Cambio de volver al poder.

Por eso impulsan, con dudoso éxito, una iniciativa que apunta a que el máximo tribunal se conforme con 24 miembros -20 más de los que ya tiene-, uno en representación de cada provincia. Se suma, en paralelo, a la embestida que el kirchnerismo, por orden de la ex Presidenta, fogonea desde el Senado. Por ahora, en vano. 

La Casa Rosada consiguió, en ese sentido, que todas las provincias, con excepción de Córdoba y las tres gobernadas por el radicalismo, manifestaran su rechazo a la posible decisión de la Corte de convalidar la cautelar presentada por la Ciudad, que se presentó ante el tribunal tras el recorte de la coparticipación propinado por el jefe de Estado durante los primeros meses de la pandemia, en el 2020. Mauricio Macri había aumentado la porción correspondiente a la administración local de 1,4% a 3,75% por el traspaso de la Policía Federal. Después bajó al 3,5%. El Frente de Todos volvió todo para atrás.  

Ahora, los gobernadores del PJ, los mandatarios aliados y el Gobierno están seguros de que el fallo asoma inminente y favorable a la administración de Horacio Rodríguez Larreta. El Gobierno quiere aprovecharlo para licuar el poder de los jueces. Los gobernadores también. 

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba