Últimas noticias de Argentina

A 10 años del crimen del gobernador Carlos Soria, su esposa podría quedar en libertad en 2022

El peronista Carlos Soria (62) llevaba apenas unos 20 días como gobernador de la provincia de Río Negro, cuando en la madrugada de Año Nuevo de 2012 fue asesinado por su esposa Susana Freydoz (madre del ministro de Justicia Martín Soria), quien fue condenada a 18 años de prisión. A 10 años del crimen, este año podría recuperar la libertad condicional.

El magnicidio sorprendió al país y cambió la historia política de Río Negro, que con la asunción del por entonces vicegobernador Alberto Weretilneck se alejó del peronismo para dar paso a un partido provincial que retuvo el gobierno en las elecciones de 2015 y 2019, y administra las principales ciudades de la provincia patagónica.

En el hospital López Lima de General Roca, donde Carlos Soria había sido intendente, hace una década recibieron al flamante gobernador a las cuatro de la mañana del primer día de 2012 con un disparo en el rostro. «El Gringo» Soria, por entonces gobernador, llegó desde su chacra de General Roca, cerca de la Ruta Provincial 6, donde la familia había celebrado el Año Nuevo.

Las discusiones en el matrimonio eran algo habitual, habían escalado en los últimos meses de 2011 y en más de una oportunidad Susana Freydoz amenazó con suicidarse.

Carlos Soria, su esposa Susana Freydoz y el ex senador Miguel Angel Pichetto en 2011.
Foto: Télam/Viedma

Carlos Soria, su esposa Susana Freydoz y el ex senador Miguel Angel Pichetto en 2011.
Foto: Télam/Viedma

Freydoz sospechaba que Soria le era infiel con una mujer de 36 años y una de las últimas peleas era sobre el cambio de vivienda de General Roca a Viedma, la capital provincial.

«Últimamente, en las discusiones empezó a salir ese tema: si ella iba a ir o no a Viedma. Cuando se peleaban él había empezado a decirle: ¿Para qué vas a venir a Viedma? ¿A romperme las pelotas?», declaró Victoria Argañaraz, ex nuera de Soria en el juicio.

En noviembre de 2012, Freydoz fue condenada a 18 años de prisión. A lo largo de estos diez años, estuvo detenida en el hospital de Cipolletti, la clínica porteña Avril, la cárcel de Ezeiza y en 2020 llegó a la casa de una prima en Neuquén.

La ley permite la libertad condicional después de haber cumplido dos tercios de la pena, que llegaría en 2024. Pero en el diario Río Negro, remarcan que por las capacitaciones que hizo Freydoz (69) mientras estuvo detenida en el penal de Ezeiza, donde cursó estudios universitarios en Sociología y completó numerosos talleres de formación laboral, los plazos se podrían acortar al 27 de septiembre de 2022.


Susana Freydoz mató a su esposo, el gobernador de Río Negro, Carlos Soria, el 1° de enero de 2012.

Quedaría en libertad condicional siete años y cuatro meses antes de que se cumpla la condena por «homicidio calificado agravado por el vínculo y por el uso de arma de fuego».

Funcionarios judiciales y conocidos comentaron a Clarín que Freydoz, al referirse al asesinato de su marido, balbuceaba palabras como «fue el instante», «el momento», «pasó muy rápido», lejos de poder elaborar una explicación más coherente. «Hoy, con la perspectiva de género presente, Freydoz hubiera recibido una pena bastante menor«, opina una autoridad judicial.

Una vez por semana, su hija, María Emilia Soria (intendenta de General Roca y ex diputada nacional peronista), le lleva a sus hijos y en ocasiones a los de su hermano Martín, el ex diputado nacional y actual ministro de Justicia de la Nación.

«Creo que llevar a mis hijos para que los vea es una forma de perdonar. No puedo perdonar la pérdida de mi viejo, pero sí perdonarla a ella«, dijo su hija María Emilia.

Carlos Soria y Susana Freydoz.

Carlos Soria y Susana Freydoz.

«Se habría matado en el mismo instante en que disparó a su marido si no es porque llegaba su hija», indicó una fuente de la investigación. «Ahora yo, yo», se le escuchó gritar a Freydoz, palabras más o menos, mientras María Emilia le quitaba el arma y la encerraba en un baño aquellas primeras horas de 2012.

La condena

El 20 de noviembre de 2012, la Cámara Primera de Roca, integrada por los jueces Carlos Gauna Kroeger, María Evelina Garcia Balduini y Fernando Sánchez Freytes explicaron los motivos por los que no hizo lugar al pedido de prisión perpetua que elevó la fiscalía.

«Se encuentra acreditado el hecho y su autoría responsable, no hay inimputabilidad ni emoción violenta excusables, pero existen circunstancias extraordinarias de atenuación”, leyó el juez. Para el Código Penal, esas “circunstancias extraordinarias” permiten reducir la prisión perpetua a una pena menor.

Susana Freydoz durante el juicio por el crimen de Carlos Soria

Susana Freydoz durante el juicio por el crimen de Carlos Soria

El juez Carlos Gauna Kroeger se tomó casi cuatro horas para leer su voto. Y el vínculo enfermizo y débil que Freydoz y Soria mantenían, no podía pasar inadvertido.

Así, el magistrado entendió que «la señora Freydoz quiso hacer un tratamiento psicológico pero debió abandonarlo conminada por Soria, que le dijo ‘ojo con quien hablas’. Y así quedó frustrado un camino que podría haber atenuado ese infierno de celos y que podría haber evitado la tragedia».

Mientras que ese mismo día, la jueza María Evelina García Balduini dijo que para ella no hubo nada que atenuara la pena máxima. «Freydoz no habló, no sabemos por qué lo mató. O si realmente hubo un por qué», concluyó.

DD

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba